Junio 22nd, 2017 by miguelfit

Mucha gente se ha planteado en algún momento el dilema sobre si merece la pena contratar o no los servicios de un entrenador personal y cómo elegir uno que realmente merezca la pena y nos ofrezca una trabajo serio.

Aunque por desgracia en internet abundan hoy en día los falsos gurús del fitness, no todo está perdido, y se pueden encontrar fantásticos profesionales dedicados a mejorar la salud de sus clientes y no sólo la salud de su bolsillo o de la empresa que les patrocina.

¿Por qué elegir un entrenador personal?

Contar con los servicios de un entrenador personal no sólo nos va a beneficiar en cuanto a los conocimiento que éste nos pueda aportar en forma de tabla de ejercicios, si no que también nos aportará sus conocimientos en cuanto a explicaciones, mecánica de ejercicios, prevención de lesiones… y, del mismo modo, se convertirá por así decirlo en un “amigo” con el que entrenaremos, que sabrá entender nuestros bajones anímicos y físicos y mantenernos motivados… En definitiva, un entrenador personal es más que la persona que llega nos hace la tabla y nos supervisa durante el entrenamiento.

Nuestros entrenamientos son 100% personalizados. Solicita más info

¿Cómo elegir un buen entrenador y diferenciar los falsos gurús?

Aunque pueda parecer difícil distinguir un buen entrenador personal de un gurú del fitness, lo cierto es que hay una serie de características que los suelen distinguir y en base a las cuales podemos evitar tirar nuestro tiempo y dinero:

  1. Tienen una “receta mágica“: Muchos de estos gurús afirman tener una receta mágica con la que conseguir unos resultados increíbles.
  2. Logra tus objetivos en un tiempo récord“: Es otra de las afirmaciones que emiten. Prometen esos resultados increíbles en un tiempo récord. Cualquier entrenador personal que os prometa resultados en un tiempo “x”, os estará mintiendo. Es imposible prever cuánto vamos a tardar en conseguir nuestros objetivos porque no todos los días son iguales, ni hemos descansado igual y, por supuesto, están los imprevisto en forma de lesiones, trabajo o enfermedades que pueden dar al traste con nuestro trabajo.
  3. Se esfuerzan por mostrar su físico (normalmente sin camiseta) y se ponen ellos mismos como ejemplo: Ya hemos dicho que no todos los cuerpos son iguales, y porque el gurú de turno tenga un físico espectacular, no quiere decir que nosotros vayamos a lograrlo. De hecho, tener un buen físico no significa tener buenos conocimientos. Significa que ha seguido una rutina que le ha funcionado y que el trabajo que ha realizado ha dado sus frutos (he llegado a ver entrenadores aconsejando ejercicios que se ha demostrado hace tiempo son potencialmente lesivos para la gran mayoría de la gente).
  4. Enseguida te recomiendan tal o cual suplemento: Si acabas de empezar a entrenar, ¿para qué quieres suplementarte? Lo primero será crear una buena base física e ir afianzando una buena alimentación, y con el paso del tiempo, si fuera necesario, pensar en suplementarnos (muchos de estos gurús tienen marcas que les patrocinan y que te intentan vender).

Un buen entrenador, o al menos como yo lo percibo, no te va a prometer resultados en “x” semanas, ni te va a perseguir para que compres este o el otro suplementos que “tan buenos resultados dan” ni te va a dejar con un “este ejercicio es buenísimo” cuando le preguntes por un ejercicio en concreto. Los buenos entrenadores están continuamente formándose, intentan argumentar sus consejos o razonamientos y no rehuyen las críticas que puedan recibir.

Posted in General Tagged with: , , , , , ,