Pautas a seguir para evitar lesionarnos los hombros
Julio 31st, 2017 by miguelfit

Cuando nos metemos en el mundillo de las lesiones y hablamos de partes de nuestra anatomía más propensas a sufrir lesiones, o hacemos una encuesta sobre las zonas que más molestan a la gente, seguramente una gran mayoría lo primero que dirán es “la espalda“.

Sin embargo, hay una parte de nuestra anatomía casi igual de propensa a sufrir lesiones y a la que apenas le prestamos la debida atención: los hombros. Y es que si nos paramos a pensar en la cantidad de movimientos que realizamos a diario y en los cuales intervienen de una forma u otra nuestros hombros, entenderemos esto.

PLANOS Y MOVIMIENTOS SOBRE LOS QUE ACTÚAN NUESTROS HOMBROS

El cuerpo humano se divide en tres planos: sagitario, frontal y transverso.

Atendiendo a la imagen superior, el cuerpo humano está dividido principalmente en tres planos: el plano frontal, el plano sagital o dorsal y el plano transversal.

1. Plano frontal

El plano frontal es aquel que divide al cuerpo en dos mitades (anterior y posterior) y uno de los principales movimientos que podemos realizar con la articulación del hombro es el de abducción-aducción, es decir, separar o juntar el brazo al cuerpo.

Un ejercicio en el que podemos encontrar este movimiento es en las elevaciones laterales de mancuernas.

El plano frontal divide el cuerpo en anterior y posterior

2. Plano sagital

Este eje, divide el cuerpo en dos mitades (derecha e izquierda) y su principal movimiento cuando hablamos de la articulación glenohumeral es el de flexión-extensión, es decir, mover el brazo adelante y atrás. Un movimiento muy repetido en este plano es cuando levantamos algo para colocarlo en una estantería.

Plano sagital del cuerpo humano

3. Plano transversal

Eje que divide el cuerpo en mitad superior y mitad inferior. Si hablamos del hombro, los dos movimientos principales serían el de elevación y el de depresión, es decir, subir y bajar el hombro. Un ejemplo sería el movimiento que realizamos cuando no sabemos algo y nos “encojemos de hombros” o el típico encogimiento con mancuernas.

Plano transversal

POSICIONES O MOVIMIENTOS QUE COMPROMETEN LA ARTICULACIÓN GLENOHUMERAL

Las posiciones o movimientos que vamos a explicar a continuación no tienen porque comprometer o llevarnos a una lesión en el 100% de los casos, pero sin duda intervienen en tener más o menos posibilidades de ser causantes de una lesión.

1. Dormir con un brazo debajo de la almohada

Sin duda, un gesto que realiza una gran parte de la población es el de dormir con un brazo debajo de nuestra almohada y esto, aunque pueda parecer un gesto inocente, podría ayudar a que acabemos teniendo una lesión en la articulación glenohumeral.

Dormir con el brazo bajo la almohada puede provocarnos una lesión en el hombro

2. Sujetar el móvil con el hombro o ejercicios como los encogimientos con mancuernas

Si bien los encogimientos tienen un posible potencial lesivo mucho más alto que el sujetar el móvil con el hombro, no debemos perder ambos casos de vista. Además, ambas situaciones conllevan un potencial lesivo muy alto para toda la musculatura del cuello. En estos dos casos, corremos el riesgo de sufrir un pinzamiento a nivel del manguito rotador.

3. Ejercicios o movimientos que impliquen situar los codos por encima de la horizontal del hombro

En este caso, un claro ejemplo sería cuando se realiza el clásico remo al mentón y los codos rompen la línea horizontal que marcan nuestros hombros y se sitúan por encima de estos.

Aquí, el riesgo mínimo a correr es provocarnos una tendinitis (principalmente en el supraespinoso, mientras que en el peor de los casos podemos llegar a causar una rotura (y os aseguro que es doloroso y muy lento de recuperar al 100%).

Mantener los codos por encima de los hombros puede resultar muy lesivo

4. Ejercicios tras nuca

Vuelvo a recordar que no ocurre en el 100% de los casos, pero son ejercicios y movimientos que pueden comprometer nuestras articulaciones, músculos y tendones y, por consiguiente, sería mejor evitarlos.

Este tipo de ejercicios nos llevan a colocar el hombro en abducción + rotación externa, lo cual es una posición de alta inestabilidad para la articulación glenohumeral y un elevado riesgo de lesión.

Los ejercicios tras nuca no son recomendables

EL MAL DEL “EFECTO ESPEJO”

Esto afecta, principalmente, a los hombres en la parte del torso y a las mujeres, pero de manera inversa, en el tren inferior.

¿En qué consiste esto? Pues ni más ni menos en entrenar en demasía aquella parte del cuerpo que más nos miramos. Es decir, en el caso de los chicos, pectoral y brazos y, en el caso de las chicas, las piernas y los glúteos. A priori, no se aprecia ningún problema, ¿verdad? Error: En el caso de los chicos, al entrenar más de lo debido la parte anterior y descuidar la parte trasera del torso, lo que se produce es un desequilibrio muscular y un debilitamiento de la musculatura posterior del hombro, provocando que el hombro se antepulsione y produciendo la famosa “postura del croissant”. Y le ocurre lo mismo a los chicos en las piernas: cuadríceps más desarrollados que la parte posterior, y aumento de lesiones a nivel de isquiosurales.

En las chicas, el caso es igual pero, a su vez, distinto, ya que tienden a entrenar más los glúteos, dejando un poco de lado la parte delantera de las piernas. Hay que mantener un equilibrio en los ejercicios para todo el cuerpo.

Una adecuada higiene postural previene lesiones

LA EDUCACIÓN (Y CORRECCIÓN) POSTURAL

Un punto muy importante para prevenir y tratar las diversas patologías que podamos sufrir en los hombros sería una correcta educación postural y, en caso de haber sufrido ya la lesión, realizar una adecuada corrección o reeducación postural.

Detalles como cambiar nuestra postura a la hora de dormir, aprender a levantar y mover pesos y objetos de forma correcta o buscar ejercicios alternativos que no comprometan la seguridad de nuestras articulaciones en el gimnasio (o en casa, o en el parque…) son algunos de los mecanismos y acciones que podemos llevar a cabo para tratar de tener una buena salud de hombros, ya que una lesión en esta zona de nuestra anatomía puede ser altamente incapacitante y limitante temporal o permanentemente.

BIBLIOGRAFÍA

– Mario Muñoz. Pinzamiento de hombro: una lesión frecuente en las salas de musculación. Para HSN. [Revisado en julio de 2017]

Fisioterapia a tu alcance. Tres tests para saber si tu manguito retador está lesionado. [Revisado en julio de 2017]

Powerexplosive Team. Dolor de hombro: Tres ejercicios para remediarlo. [Revisado en julio de 2017]

Posted in Lesiones Tagged with: , , , , , , , ,

La NKT trata lesiones y dolencias mediante la manipulación de tejidos blandos y articulaciones
Junio 22nd, 2017 by miguelfit

A mediados de los 80, David Weinstock creó lo que se conoce como NKT (Neuro Kinetic Therapy) o Terapia Neurokinética, cuyo objetivo era corregir los movimientos y funciones musculares que contribuían a una postura débil (lo que a la larga se traducía en infinidad de dolencias, problemas y lesiones).

Principalmente, este tipo de terapia se utilizo para tratar problemas y dolencias a nivel de la espalda baja, el túnel carpiano y la zona cervical.

David Weinstock, creador de la NKT realiza una demostración

¿Cómo funciona la Terapia Neurokinética?

Uno de los pilares de la Terapia Neurokinética es que se basa en la observación de ciertos patrones relacionados con las descompensaciones musculares (especialmente cuando ha existido una lesión, momento en el cual somos más vulnerables a ello).

Weinstock descubrió que los patrones de movimiento muscular se almacenan en el conocido como el “centro de control de las habilidades motoras“, es decir, el cerebelo, por lo que pedirle al paciente que realice determinados movimientos puede revelar patrones incorrectos que estén contribuyendo a la lesión o el dolor crónico que estos puedan referirnos. El problema de estos patrones de movimiento almacenados lo encontramos cuando sufrimos una lesión o, por ejemplo, cuando una parte de nuestra musculatura está excesivamente tensa. Es entonces cuando nuestro cuerpo “crea” un movimiento nuevo que nos permite “sustituir” al anterior patrón de tal forma que podamos realizar el movimiento de forma más cómoda o sin dolor (creando una descompensación muscular y, por tanto, problemas).

Por tanto, podemos decir que el objetivo de la NKT es “re-enseñarnos” el patrón correcto de movimiento para revertir dichas descompensaciones y aliviar los problemas y el dolor.

David Weinstock escribió el libro que recibe el nombre de dicha terapia

¿A quién puede ayudar la NKT?

Como señalan en la página Dr.Axe, la NKT sería beneficiosa para todo el mundo, tanto gente activa como sedentaria y sin importar si tienen o no algún tipo de lesión. Además, señalan que sería útil para tratar todo tipo de lesiones (tirones, músculos tensionados o roturas musculares).

Algunas de las lesiones a tratar con esta terapia serían: dolor en cuello/mandíbula, dolor en espalda baja, lesiones causadas por traumas o impactos (como por ejemplo las derivadas de accidentes de tráfico), fibromialgia, síndrome del túnel carpiano, fascitis plantar, bursitis o tendinitis.

Dado que las pruebas para detectar descompensaciones musculares y, por tanto músculos débiles, en ocasiones pueden ser complicadas (debido a dichas descompensaciones un músculo débil puede “parecernos” fuerte si lo testeamos tras un músculo fuerte), en la NKT se procede a testear en primer lugar aquel músculo del que sospechamos que sea débil y, posteriormente, pasamos al músculo “fuerte”. El objetivo de esto es localizar exactamente dónde se origina la descompensación muscular para poder corregirla y eliminar el problema desde la raíz.

Beneficios de la NKT

A pesar de lo que nos puedan contar acerca de los beneficios sobre esta terapia, lo cierto es que los estudios e investigaciones que existen para demostrar su eficacia aún se encuentran en sus etapas iniciales, y por ello el Dr. Kris Bosch no duda en afirmar que “aquello que funciona en la clínica, precede a la investigación en al menos una década”.

1. Reducción de la tensión muscular

Dado que una de las principales causas de los músculos sobretensionados son los patrones de movimiento erróneos, este es uno de los objetivos principales de la NKT, y por ello la manipulación por parte del terapeuta de los tejidos blandos y las articulaciones pueden producir un alivio temporal (una sola sesión no va a eliminar el problema) y, junto con un trabajo de re-educación postural, terminarían por solucionar el problema.

2. Readaptación muscular post-trauma

Es más que frecuente que tras un golpe o un accidente, puedan ocasionarse descompensaciones musculares, y por ello los defensores de la NKT la señalan como una buena opción de rehabilitación. En este caso, la NKT nos permitirá una readaptación progresiva y recuperar los patrones de movimiento normales, además de prevenir futuras recaídas.

3. Corrección de problemas en corredores

A menudo, según señalan en un estudio publicado en Sports Health los corredores habituales pueden llegar a experimentar un rango de recorrido reducido, lo que deriva en descompensaciones y lesiones por el aumento o variación de la carga y el impacto en la pisada (señalar que, por ejemplo, que una pisada sea prona o supina ya supondría una descompensación en el reparto de la carga al pisar, lo que podría derivar en problemas en la rodilla, cadera o incluso el cuello si no se corrige a tiempo).

4. Reducción del dolor y molestias en cuello y espalda baja

Una movilidad limitada en la pelvis por cualquier motivo, puede provocar una tensión excesiva en la parte baja de la espalda, y esto puede acabar provocando problemas en hombros y cuello (debemos recordar que nuestro es una larga cadena muscular que se encuentra interconectada). Además, una rotación interna de la cadera que se encuentre limitada, podría estar asociada a un dolor sintomático de la columna lumbar.Tratamiento de una dolencia de hombro mediante NKT

5. Dolor de hombros y dolores de cabeza

La NKT es muy utilizada para tratar dolores de cabeza, migrañas o molestias en la mandíbula y el cuello.

El hombro es una parte de nuestra anatomía sumamente delicada (como ya he indicado en algún artículo anterior y que volveremos a tratar más adelante), y normalmente esto se debe a posiciones o movimientos que provocan una inestabilidad en la articulación glenohumeral. El manguito de los rotadores y el tendón supraespinoso son los principales damnificados en estos casos.

En estos casos, la NKT puede ayudar a recuperar la consistencia y estabilidad de dicha articulación y disminuir los problemas y dolores. No obstante, realizar un entrenamiento de fuerza para potenciar y fortalecer esta zona anatómica ayudará bastante.

6. Ayuda a reducir el síndrome del túnel carpiano

Este síndrome se caracteriza por el entumecimiento de la palma de la mano y los dedos, además de poder presentar una empuñadura de objetos débil. Un tratamiento muy habitual suele ser la cirugía, pero no siempre es la solución.

Realizar ciertos movimientos o ejercicios como los curas de antebrazos, pueden llegar a comprimir el nervio medianos de la mano, lo cual desemboca en este síndrome. Del mismo modo, movimientos muy repetidos en el tiempo pueden ocasionar estas molestias.

Consideraciones finales

En mi opinión, a pesar de lo expuesto en los artículos revisados, no se puede decir que la NKT sea un método terapéutico válido, ya que como bien indican los autores citados, los estudios sobre su eficiencias y fiabilidad aún están en fases iniciales y, personalmente, apenas he podido encontrar información contrastable.

Además, y viendo la definición que se hace en las fuentes consultadas de lo que es la NKT, en caso de sufrir alguna de las dolencias mencionadas o que pudieran ser susceptibles de ser tratadas mediante esta técnica, yo optaría por acudir a fisioterapeuta antes que a una terapia de este tipo.

 

Bibliografía

Posted in Salud Tagged with: , , , , , , , , , , ,