Los peligros de la cafeína y las bebidas energéticas

A pesar de lo que podamos creer, las bebidas energéticas suponen un peligro para las personas

Debido al ritmo infernal de nuestro día a día, la mayoría de las personas han consumido o consumen en algún momento una bebida energética para mantenerse despiertos o conseguir ese “empujoncito” que nos da la cafeína o la taurina pero…¿sabemos el peligro que entrañan estas bebidas para nuestra salud?

Recientemente, un adolescente de EEUU murió tras consumir, en apenas dos horas, un café latte, una lata de Mountain Dew y una bebida energética. En total, consumió aproximadamente la friolera de cerca de 470 mg de cafeína. ¿Dónde está el límite de estas sustancias para el ser humano?

Principales marcas de bebidas energéticas en el mercado

¿Cómo funciona una bebida energética?

En agosto del 2015, la web Personalise.co.uk  realizó una infografía en la que explicaba los efectos que se iban produciendo en el cuerpo humano cada vez que consumíamos una bebida energética. Los datos son los siguientes:

  • Aproximadamente, a los 10 minutos de haberla ingerido, la cafeína llega al torrente sanguíneo y nuestro ritmo cardiaco y presión arterial comienzan a subir.
  • Entre los 15 y los 45 minutos, se alcanza el nivel máximo de cafeína en sangre, mejorando la concentración y nuestro estado de alerta.
  • Entre los 30 y 45 minutos, la cafeína es absorbida por completo por nuestro cuerpo, y nuestro hígado responde absorbiendo del mismo modo más azúcar.
  • A la hora, disminuyen los efectos de la cafeína y nuestro cuerpo comienza a experimentar una bajada de azúcar. Nos sentimos más cansados y con menos energía (posible efecto rebote).
  • Entre 5 y 6 horas, es el tiempo que tarde nuestro cuerpo en reducir la concentración de cafeína en el torrente sanguíneo un 50% (es decir, es el tiempo de vida medio de la cafeína). Además, señalan en la infografía que las mujeres que toman anticonceptivos orales pueden llegar a tardar el doble de tiempo en reducir los niveles de cafeína.
  • 12 horas: Es el tiempo medio que se tarda en eliminar por completo la cafeína del organismo (depende por supuesto del tipo de persona, edad, actividad física, etc…).
  • Entre las 12 y 24 horas, se presentan los primero síntomas de abstinencia (dolores de cabeza, estreñimiento, irritabilidad…).
  • De 7 a 12 días: Es el periodo que los estudios han marcado como tiempo medio para que nuestro cuerpo genere mayor tolerancia a la ingesta de cafeína (hablaremos en otro artículo de cómo funciona la cafeína y por qué nos hacemos adictos a ella).

Efectos que provoca una bebida energética en nuestro cuerpo

¿Es la cafeína el principal problema de estas bebidas?

La respuesta correcta sería NO. Por mucho que en su momento se empeñaran en decir que el problema era primero el azúcar y ahora que el problema es la cafeína, en ambos casos no estarían del todo en lo cierto. Hay varios ingredientes y factores que hacen que estas bebidas puedan suponer un riesgo grave para nuestra salud:

  • El azúcar: Son bebidas con un contenido altísimo en azúcar en la mayoría de sus versiones. Debido a esto, casi todas las marcas han querido disponer de una versión “light” con el fin de vendernos que al no tener azúcar ya no son tan malas (porque oye, le quitamos las calorías).
  • Cafeína: La cafeína es un ingrediente que genera adicción por su forma de actuar en nuestro organismo (lo veremos en otro artículo)
  • Taurina: Es una forma libre de aminoácido que se descubrió por primera vez en la bilis de los toros (de ahí el mito de decir que el red bull contiene semen de toro) y que actualmente se produce de forma sintética en grandes cantidades, en especial para este tipo de bebidas. En su forma natural, muestra efectos positivos sobre el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el sistema inmunológico. Sin embargo, se ha sugerido que podría también contrarrestar los efectos de la cafeína, con lo que se podría entrar en un círculo vicioso y generar que estemos insatisfechos y queramos consumir más cantidad de estas bebidas, pero el estudio sigue en proceso y no se ha confirmado este punto. Además, debemos señalar que la taurina tiene un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central que no es para nada natural.

Además de los tres ingredientes arriba indicados, las bebidas energéticas poseen otros como son el ginseng, el guaraná o el extracto de café verde. Muchos de estos ingredientes por sí solos podrían no ser peligrosos que sean naturales no significa que no sean peligrosos), pero el problema llega al mezclarse con los anteriormente indicados.

Y existe otro problema, quizás el más grave de todos y que no aparece en la lista de ingredientes: NOSOTROS. En numerosos artículos existentes acerca de las bebidas energéticas puede apreciarse la misma conclusión: la mayoría de las personas que las consume no lo hace de forma ocasional, si no que realmente tiene dependencia de ellas y las consume en grandes cantidades.

¿Cuál es la cantidad diaria recomendada de cafeína?

Si bien el cuerpo humano puede llegar a tolerar consumos de aproximadamente 500 mg diarios, la recomendación generalizada es de no superar los 200 mg diarios. La razón está en que un consumo de entre 200 y 600 mg de cafeína puede provocar adicción, ansiedad, nerviosismo e incluso temblores (además de los aumentos de tensión arterial y ritmo cardiaco).

Teniendo esta recomendación en cuenta, podemos señalar que el consumo de una lata de la marca Monster (de 500 ml) contiene 158 mg de cafeína, es decir, casi la totalidad de la dosis diaria recomendada (pongo de ejemplo esta marca porque es la principal competencia del otro gigante de estas bebidas como es Red Bull).

En el siguiente artículo (PINCHA AQUÍ) podéis encontrar otra noticia del año 2012 en la que otra adolescente murió de un paro cardiaco tras consumir dos latas de esta bebida en el plazo de 24 horas (su familia demandó a la empresa).

¿Mató la cafeína a estos adolescentes?

En función de lo anteriormente dicho, y bajo mi punto de vista, la cedían no fue lo que mató a estos adolescentes, si no el consumo desproporcionado que hicieron las bebidas energéticas y que sobrepasó con creces los límites recomendados de consumo. De hecho, muchos profesionales del culturismo y el fitness utilizan la cafeína como suplemento y, en las dosis recomendadas, no supone un peligro para nuestra salud (es recomendable si se usa como suplemento realizar pausas en su toma para evitar de este modo que se pueda crear cierta dependencia).

En el caso que mencionábamos al principio del artículo, el adolescente muerto había consumido la friolera de 470 mg de cafeína en total (más del doble del máximo recomendado) en apenas dos horas.

Debido a que uno de los efectos que provocan estas bebidas es el aumento del ritmo cardiaco y la tensión arterial, se está estudiando la posible relación entre la cafeína, las arritmias y los paros cardiacos, pero hasta ahora no se han presentado conclusiones definitivas que arrojen más luz sobre esta posible relación.

Las grandes compañías nos intentan manipular a su favor

El poder del marketing

Como veis más arriba, las grandes compañías incluso firman acuerdos de patrocinio y colaboración con cadenas de gimnasios, sí gimnasios, con el fin de intentar maquillar sus productos. Y lo peor de todo es que en esos gimnasios, que se supone que son espacios donde lo que preocupa es la salud de la gente, te incitan a beberte una bebida energética ANTES de realizar una sesión de entrenamiento de alta intensidad. Además, otro de los lemas de la campaña que se ve en la foto era “El truco para estar en forma: Red Bull”.

Parece que no aprendemos o no queremos aprender, y luego vienen las lamentaciones cuando ocurren cosas como los dos casos de adolescentes muertos que hemos señalado en este artículo. Pero claro… Como no suele pasar nada de esto muy a menudo en los gimnasios, la gente no hace caso de los avisos de los profesionales que de verdad nos preocupamos por la salud de las personas (y ojo, que yo consumo en ocasiones bebidas de este tipo).

Consideración final

Como siempre digo, vosotros veréis lo que hacéis con vuestra salud y vuestra vida. A pesar de esto, seguiremos intentando concienciar a la gente de ciertas costumbres y peligros que por desgracia son demasiado cotidianos hoy en día y sobre los que se ha escrito, se escribe y se escribirá mucho.

Podéis consumir bebidas energéticas, café o té, pero tener en cuenta que siempre hay cantidades máximas que se recomienda no superar, y que si se recomienda es por algo, no por gusto.

 

BIBLIOGRAFÍA

Junio 21st, 2017 by