Las autoridades sanitarias y su inmovilismo

De no ponerle remedio, las autoridades sanitarias se convertirán en enemigos de nuestra salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *