La industria, los medios de comunicación y las RRSS (I)

La industria y los medios de comunicación nos engañan continuamente

A raíz de una articulo que leí la semana pasada en el que afirmaban que el azúcar no es una sustancia adictiva porque “no produce síndrome de abstinencia si cesamos en su consumo”, comencé a darle vueltas a la idea de este post.

Estoy tremendamente cansado de leer artículo como éste, totalmente faltos de rigor y ética, por no hablar de la carencia de documentación sobre la materia. No me canso de repetir y pedir que por favor la gente que publica estas cosas se informe antes y que se tenga cierto rigor periodístico, ya que estas informaciones acaban en manos del público general y le inducen a conductas alimentarias erróneas.

El azúcar se ha convertido en la nueva droga de este siglo: silenciosa y legal

¿Qué entendemos por sustancia adictiva?

Para que nos entendamos, una sustancia es adictiva cuando ha ido creando una sensación de dependencia en nuestro organismo y necesitamos consumir cada vez más cantidad para producir los mismos efectos. Además, la supresión de dicha sustancia nos provocaría un síndrome de abstinencia que en función de la sustancia tendrá unas características u otras.

A simple vista, el azúcar podría no parecer una sustancia adictiva. De hecho, la inmensa mayoría de la gente va a negar o desconocer este punto (un adicto nunca reconoce su adicción). Sin embargo, si echamos un vistazo a la web lasdrogas.info, podremos entender mejor el por qué el azúcar debería estar incluido no sólo en el grupo de sustancias adictivas, si no que deberías estar casi en el primer puesto de dicha lista (más adelante hablaremos sobre un estudio que explica el por qué).

Síntomas de una adicción

En la web sobre las drogas, hablan de cuatro síntomas principales: obsesión (que en el caso del azúcar podríamos traducir en “consumo compulsivo o compulsividad”), consecuencias negativas o efectos del consumo de azúcar, falta de control y negación. No las expondremos ni por orden de importancia ni en base a ninguna categorizacion, ya que todas tienen la misma importancia dentro del tema que nos ocupa.

Ningún adicto se da cuenta de su problema hasta que es demasiado tarde

1. Obsesión

“Una conducta adictiva es apremiante y obsesiva”, es la definición de este punto que hacen en la web. Si nos fijamos en un centro comercial en los carros de la compra de la gente o, más fácilmente, en lo que compran los niños en el chino del barrio, observaremos que la inmensa mayoría de productos adquiridos contienen un altísimo porcentaje de azúcar entre sus ingredientes. De ahí la “obsesión” por consumirla.

2. Consecuencia negativas

Por todos son sabidos los terribles efectos que el consumo de azúcar puede llegar a acarrearnos (vamos a emplear la palabra puede para evitar ser tachados de alarmistas): diabetes, obesidad, problemas de salud bucodental… De hecho, todo el mundo conoce estos efectos, y sin embargo ahí está el continuo consumo de azúcar en los hogares. ¿Por qué, si conocemos sus efectos, continuamos consumiéndola? PORQUE SOMOS ADICTOS.

3. Falta de control

Como toda droga, el azúcar es una sustancia que proporciona una sensación agradable al ser consumida. Ademas, otra de sus características es que a pesar de proporcionar calorías, apenas posee poder saciante en el acto por lo que cuando consumimos productos dulces (gominolas, chocolates, refrescos…), percibimos la sensación de saciedad demasiado tarde y, por tanto, carecemos de control a la hora de consumirla.

4. Negación

NADIE, y repito NADIE (venga vale) o CASI NADIE va a reconocer que es adicto al azúcar (al igual que muchos adictos a otras sustancias como heroina, marihuana, tabaco, alcohol…) van a reconocer su adicción.

Funciona igual que todas las demás drogas, pero además, es legal

Fases de una adicción

Toda adicción a una determinada sustancia requiere de un “camino”, y el azúcar no iba a ser menos.

  1. Enamoramiento => Para que algo comience a crear adicción o tendencia al consumo, en sus primeras interacciones debe dejarnos o proporcionarnos una sensación agradable, y esa es la principal característica del azúcar. Si le preguntamos a alguien para qué usa el azúcar, nos va a decir casi con seguridad que para endulzar, es decir, para hacer el sabor de algo más agradable al paladar. Objetivo conseguido por parte del azúcar.
  2. Luna de miel => En esta fase, el futuro adicto sentirá que la actividad es inofensiva y que él tiene el control, ya que es él quien elije la cantidad de azúcar que consume. Quizás pueda llevar razón y controlar la cantidad, pero poco a poco irá usando el azúcar con casi cualquier alimento o en casi cualquier situación… Hasta que sea demasiado tarde.
  3. Traición => Como en toda adicción, llegará un momento en que buscaremos consumir dicha sustancia incluso a escondidas (comernos un bollo en el ascensor para no ser vistos, en el baño…) ya que de otro modo nos expondríamos a ser reprochados por familiares, amigos, nuestro médico… Se da, de hecho, el caso de diabéticos que han tenido graves problemas de salud por no dejar de consumir productos con azúcar (entre otros  motivos).
  4. En la ruina => Si hablas de drogas tales como la heroina o la cocaina, esta es la fase en la que el adicto necesita consumir cada vez más sustancia. Trasladado al tema del azúcar, éste sería el punto en el que utilizamos el azúcar para todo.
  5. Aprisionados => Este sería el punto en el que nos comportamos de forma impulsiva cuando pasamos cierto tiempo sin consumir algo que lleve azúcar. Un fenómeno asociado a esto es el llamado “hambre psicológica”, es decir, cuando nuestro cerebro nos hace creer que estamos hambrientos y es cuando vienen los atracones desproporcionados y, posteriormente en algunos casos, el sentimiento de culpa.

Es legal y está a nuestro alcance: el azúcar ocupa el top de sustancias adictivas

El poder adictivo del azúcar

Para entender este punto, recomiendo el visionado del documental “Azúcar: tan adictiva como la cocaína”, en el cual se habla del experimento realizado por Serge Ahmed (especialista en adicciones del Centro Nacional de Investigación Científica de Burdeos) en el cual, a un grupo de ratas a las que se les había inducido la adicción a la cocaína, se les dio la opción de elegir entre una perfusion de cocaína líquida si pulsaban una palanca o una solución de agua con azúcar. ¿Adivináis el resultado?

“El azúcar es 80 veces más adictiva que la cocaína”

(Estudio sobre el poder adictivo del azúcar realizado por Serge Ahmed)

Efectivamente. Las ratas dejaron de lado la cocaína líquida y, casi en un 90% de los casos, se volvieron adictas al agua con azúcar (suponemos obviamente por el gran poder adictivo que tiene el agua… 😑).

El azúcar produce casi los mismos efectos que la cocaína en nuestro cerebro y es 80 veces más adictiva

 

Referencias

Julio 5th, 2017 by